La digitalización del fútbol (4ta parte)

Published Categorized as opinion

Seguimos charlando de nuevas innovaciones, esto es lo que sigue cambiando la forma del futbol, sus entrenamientos, su forma de verlo y ademas las datos que vamos recopilando de nuestros jugadores, en el dia de hoy veremos la importancia de la base de datos.

Base de datos
La buena confección de una herramienta de observación, que no sólo permita recoger información acerca de acciones técnicas del jugador de fútbol, sino que también concede la oportunidad de analizar si el jugador es eficaz realizando esas acciones.
Una base de datos que quede abierta a la utilización de cualquier entrenador de fútbol que esté interesado en analizar la técnica de sus jugadores en un partido de fútbol. Lo único que hace falta es entrenarse para dominar esta herramienta.
Asimismo, su utilización queda expuesta a aquellos deportes de equipo en los que exista un móvil, esto bastaría con la sustitución del sistema de categorías que posteriormente expondremos, por las categorías referentes a acciones técnicas del deporte que queramos analizar.
Tanto el deportista como los profesionales del deporte, viven hoy en día de los resultados en competición. Es por eso, que se pretenden obtener resultados que aporten al interesado en observar a un jugador de fútbol, eficacia en sus acciones, ya que de ello dependerá en gran parte su rendimiento deportivo, y si el resto de sus compañeros son igualmente eficaces cuando son poseedores del balón el rendimiento final del equipo será casi seguro, positivo.

Los resultados que obtenemos del jugador que hayamos observado al finalizar el registro de las acciones técnicas que se produzcan durante un partido, nos van a facilitar a los entrenadores la planificación de los entrenamientos por objetivos. Servirá en principio, para mejorar aquellas deficiencias técnicas de nuestros jugadores analizados en competición cuando es poseedor del balón.
El saber qué eficacia tenía el jugador en la ejecución técnica de sus distintas conductas en posesión del balón. Debido a que actualmente a los deportistas y a los profesionales del deporte se les juzga por los resultados que cosechan, creo que resulta muy interesante poder saber en gran medida, con qué eficacia los jugadores de fútbol resuelven las distintas situaciones que se les presentan durante un partido cuando tienen la pelota en sus pies. De esta forma, podremos saber qué incidencia tienen estas estadísticas en el resultado final del partido, aunque ya se sabe que poco tiene que ver el rendimiento de un jugador en el rendimiento final del equipo en competición.
Otro objetivo a alcanzar es la detección de talentos deportivos (o “jugadores inteligentes”) en este deporte. Por supuesto, que influyen muchos aspectos que determinan la calidad de un talento futbolístico (psicológicos, sociales, factores antropométricos, etc.) pero una buena valoración a cerca de sus acciones técnicas en las etapas iniciales del futbolista puede marcar el inicio de una futura estrella.
Existen variables determinantes, pero no hay pruebas o tests definitivos para definir la detección de talentos deportivos en deportes de oposición-cooperación.
Primero porque los tests objetivos de capacidades condicionales en nuestro caso no son determinantes, y las situaciones constantemente variables y abiertas precisan de una serie de habilidades perceptivas fundamentales (la competición real es actualmente el mejor test).

En la metodología del proceso la observación de los jugadores se realiza en formato audiovisual. Se trata por tanto, de una observación indirecta, que requiere la grabación en vídeo del partido completo, siguiendo especialmente al jugador que queremos analizar.
El sistema de categorías es tan amplio, que se hace casi imposible el registro de las acciones técnicas del jugador en directo.
La metodología observacional, requiere el cumplimiento de unos requisitos básicos, que son la espontaneidad del comportamiento, que éste tenga lugar en contextos naturales (dentro del ámbito del deporte y de la actividad física serían aquellos contextos donde se produce habitualmente la actividad, el terreno de juego o la cancha), que se trate de un estudio prioritariamente ideográfico (y no trate de analizar a un grupo de individuos, por la dificultad que ello conlleva), la elaboración de instrumentos ad hoc (construir sistemas de categorías que respondan a un doble ajuste con el marco teórico y con la realidad), y que se garantice una continuidad temporal.

El fútbol actual demanda diferentes aspectos técnicos que deben conocer y saber realizar, con un mínimo de eficacia, los jugadores en el aspecto técnico, entre otros los siguientes:
• Dominar con habilidad y destreza correctamente el balón.
• Controlar y orientar la eficacia de contacto y a diversas distancias.
• Tiro al arco con todas las superficies de contacto a diversas distancias y con diferentes ángulos.
• Driblar y fintar al oponente y no a uno mismo.
• Saber decidir la mejor solución a la jugada que se presente.
• Interpretar y recuperar el balón con eficacia.
• Tener un gran sentido de la anticipación, tanto en ataque como en defensa.

El objetivo final será lograr dominio técnico con oposición y en velocidad. De nada sirve un dominio técnico sin oposición, ya que no es la situación real que nos vamos a encontrar en una situación sociomotriz de cooperación-oposición.
El nivel de perfección técnica que alcanza un jugador durante un partido de fútbol, determina la clase del jugador, sobre todo, en controles, pases y tiros.
A la hora de establecer el sistema de categorías , nos hemos fijado en el conjunto de gestos técnicos existentes en el fútbol, cuando el jugador toma contacto con el balón, pues éste es nuestro objetivo de análisis.

El instrumento de observación para la recogida de información, y su tratamiento
Estas son las cuatro fases que se han seguido para el proceso de tratamiento de la información registrada en la planilla de observación.

a-Correcta delimitación de las conductas y situación de observación
La acotación del objeto de estudio y una delimitación precisa de su contenido determinan en gran medida el éxito del estudio y facilitan la toma de decisiones. Resulta obvio que se precisa delimitar cuidadosamente la actividad, el período de tiempo que interesa, el individuo sobre el que se trabaja, y el contexto situacional. Toda la planificación y diseño del estudio no sólo mejoran sensiblemente al disponer de esta información, sino que ésta se revela como absolutamente necesaria para adecuar la serie de pasos específicos del procedimiento al contenido.
La validez que tiene esta herramienta de trabajo, hace que se pueda utilizar en diversos ámbitos de la evaluación de la técnica del futbolista. Por ejemplo, la comparación entre dos futbolistas del mismo equipo, de diferentes categorías o niveles, de diferente edad, etc.

b-Recogida y optimización de datos
Es necesario simplificar la recogida de información a través de una codificación mediante abreviaturas, de todas las categorías previamente definidas.
La definición de las categorías es tanto deductiva como inductiva, tras investigar después de varias visualizaciones de partidos de fútbol el comportamiento de los distintos jugadores sobre el terreno de juego, y teniendo en cuenta la lógica interna del deporte en concreto. Visto que nuestro objetivo es recoger información referente a las acciones técnicas de los jugadores, desarrollaremos un instrumento formado por un sistema de categorías.
Con el fin de realizar una descripción de la Estructura del Sistema Categorial, nos hemos atenido a la siguiente estructura:
• Facilitar los códigos de las distintas categorías.
• Diferenciación entre el núcleo categorial y el grado de apertura.
• Dentro del núcleo categorial, se expone la definición de la conducta.
• Por lo que respecta al grado de apertura, hemos establecido unas listas de otras posibles manifestaciones de la conducta. Cada una de estas posibilidades va acompañada de una detallada definición, y junto a la definición unos criterios de eficacia, que nos servirán al final, para saber si el jugador es eficaz en sus distintas acciones.
Gracias a este criterio de espacialización, podremos analizar en qué zonas del campo desarrolla sus conductas el jugador de fútbol. El instrumento de observación quedará configurado de forma que se pueda registrar cada acción en una de las zonas del terreno de juego, de manera que a cada una de las conductas motrices que realice el jugador le quede asignada una zona del terreno de juego.

Diego Cianflone