La digitalización del fútbol (2da parte)

Published Categorized as opinion

Como se comentaba el otro día, la tecnología en el fútbol va aumento y a un ritmo constante, esto hace que los equipos de fútbol profesional tratan de logran un mejor rendimiento, en sus entrenamientos y sus partidos.

Las nuevas tecnologías es un tema que instalamos la semana pasada, iremos viendo varias cosas diferentes, desde los entrenamientos, hasta los partidos, pasando por equipos propios, como a análisis de rivales, tecnologías usadas por los árbitros( como por ejemplo el GoalControl y el VAR), hasta la nueva tecnología en la nutrición.

Hoy es el turno de hablar de los Chalecos con GPS

Chalecos con GPS

Muchas veces vemos que cuando termina un partido, y algún jugador se saca la camiseta, se suele ver que debajo de esta tiene como si fuera un “top” negro ajustado, esto no es simple casualidad que la mayoría( por no decir todos) lo usan en las competencias de elite.

Esta prenda lleva una gran tecnología detrás, su diseño y forma es muy sencilla, para buscar la comodidad del jugador, es una prenda que no le suma casi nada de peso y se busca que sea lo menos invasiva en la comodidad del jugador.

Hoy hablaremos de esto debido que es una tecnología que esta en auge en la mayoría de los deportes, los deportes colectivos de hoy en día, ya no tenemos únicamente deportistas, sino atletas, por eso todo esto llega para sacarle el mayor jugo a ellos, y tratar de entrenar de una forma adecuada para que lleguen al máximo de su rendimiento.

El objetivo es maximizar sus características técnicas, tácticas y físicas, hay un montón de herramientas, pero sin lugar a dudas los chalecos son los que mas llaman la atención, solo por el hecho de estar a simple vista.

Los chalecos con GPS ya hace varios años que se venían usando, en los entrenamientos, pero recién en el año 2015 la FIFA permitió usarlo en partidos oficiales, antes estaba totalmente prohibido el uso de los mismos en cualquier competencia oficial organizada por el maximo órgano rector del futbol mundial.

Desde entonces, todo ha ido muy rápido. Apenas tres años después(año 2018), la FIFA comunicó que los analistas técnicos tienen permiso para transmitir datos a los entrenadores durante los partidos. Una valiosa información que puede cambiar el devenir de un encuentro.

En la actualidad convergen tres tipos de sistemas de seguimiento electrónico del rendimiento: los basados en cámaras con sensor óptico, los de posicionamiento local (LPS) y los de GPS/GNSS, donde se encuentran wearables como los chalecos negros con GPS. A diferencia de los otros dos sistemas, que dependen del vídeo y de una instalación más compleja, el GPS resulta mucho más independiente.

La monitorización de los jugadores ayuda a establecer un plan nutricional en función de su nivel de carga, fatiga y desgaste energético y proporciona valiosa información al cuerpo técnico para planificar los partidos, ante la necesidad de un jugador de perfil más explosivo o resistente.

El alto grado de implantación del GPS a nivel profesional generará un desembarco paulatino en el sector amateur, mediante dispositivos más económicos. El gran público dispondrá de dicha tecnología, al tiempo que muestra interés por conocer detalles concretos sobre sus ídolos ante el amplio abanico estadístico que ofrecen el GPS y el big data.

Ni bien aparecieron los chalecos con GPS, aunque su uso era esporádico, enseguida se vio que las virtudes eran muy grandes y los datos proporcionados muy útiles, por lo que los clubes fueron convenciendo a sus jugadores para que estos los usaran, más a menudo, incorporándolo también en los partidos.

Al principio muchos se negaron por incomodidad y pensando que el uso de chalecos deportivos podría afectar a su rendimiento, pero, finalmente, un gran número de equipos ha acabado por incorporarlo como una prenda de juego más. El hecho de que haya habido mejoras y de que únicamente pese alrededor de 65 gramos le ha convertido en un accesorio indispensable en los clubes de hoy en día. Ya es más que habitual ver este chaleco con GPS en los futbolistas los partidos.

Cual es el uso especifico del chaleco con GPS de fútbol

Pues bien, estos chalecos, equipados con un moderno dispositivo GPS, lo controlan todo. Además de monitorizar en muchas ocasiones el ritmo cardiaco del jugador -esto suele ser un valor añadido-, la prenda controla la distancia recorrida por el futbolista y a qué intensidad se ha recorrido, su velocidad, el número de sprints y aceleraciones o incluso el número de impactos, gracias a un moderno acelerómetro.

Al margen de poder mejorar muchos de estos aspectos y de dar la opción de corregir comportamientos erróneos, los chalecos GPS de fútbol tienen un uso aún más útil. Y es que esta prenda puede avisar del peligro de lesión, tanto en los entrenamientos como en los propios partidos.

Muchos Técnicos, en el nivel Europeo sobre todo, deciden si da descanso o no a sus dirigidos mediante los datos que van arrojando los GPS en el día a día.

Los datos que van arrojando estos dispositivos como: estadísticas, mapas de calor, kilómetros recorridos… Los preparadores físicos y los técnicos logran información de alto valor para preparar los encuentros. También pueden acceder a este tipo de estadística los medios de comunicación, para el análisis de los partidos. Y por supuesto, las direcciones deportivas, que permiten advertir los comportamiento de aquellos futbolistas que interesan, y también los propios.

Todos estos datos son tratados por un software para poder maximizar el rendimiento del futbolista. Y no sólo eso, también se utiliza para ver comportamientos del juego y cómo mejorarlo. Gracias a la tecnología se pueden tomar mejores decisiones. Esa información es fundamental para los cuerpos técnicos y así poder decidir mejor qué acciones tomar con cada uno de los futbolistas.

Como se registran los datos de los chalecos con GPS

Los principales datos que registra el software son: distancia total, velocidad, reproducción de alta velocidad, aceleraciones, deceleraciones, HMLD, ritmo cardiaco, sprint, colisiones, índice de fatiga, balance de pasos y carga de estrés dinámico. Estos datos se trasmiten en tiempo real dando la posibilidad a los entrenadores a tomar decisiones basadas en los datos.

El software dispone de gráficos en la que ver los resultados con facilidad e incluso realizar comparaciones de jugadores o ver el posicionamiento y movimiento de los jugadores desde un plano aéreo sobre el terreno de juego. Se puede personalizar dependiendo del deporte.

Para monitorear la carga de entrenamiento, se utiliza un acelerómetro GPS que evalúa la intensidad y la carga de las sesiones de entrenamiento.

También se Incorporan el sistema a sus futbolistas lesionados como parte de su protocolo de retorno al juego para determinar cuándo cada jugador está listo para volver a entrenar.

Cuando se trata de atletas de élite, el más pequeño de los cambios puede tener un gran impacto en el rendimiento y proporcionar a su equipo una ventaja.

Además de los parámetros básicos (metros recorridos, pulsaciones, velocidad media y máxima), también se facilita detalles del nivel de fatiga de cada jugador o el tiempo que pasa en la ‘zona roja’ (por encima de 85% del máximo de pulsaciones cardíacas). Además, mide el umbral metabólico de cada futbolista y su gasto energético, así como los golpes sufridos en cada sesión de entrenamiento. Combinando el nivel de fatiga habitual, la biomecánica de cada uno y su historial de lesiones, el cuerpo técnico puede realizar cambios en el tipo de ejercicio que se ejecute.

En definitiva, una delicia de la tecnología que con la ayuda de un GPS manda todas estas variables a un ordenador al pie de campo para que el cuerpo técnico valore siempre cuál es la mejor opción táctica.

 Diego Cianflone